Hospitalidad (Hospitality) [Versión en español]

Nunca he dependido tanto de la generosidad de los demás. La mayoría de mi tiempo aquí, desde mi rutina diaria hasta los aspectos concretos de la investigación requiere que pida constantemente apoyo y acepte la hospitalidad bondadosa de los demás.

Desde el principio, las hermanas me han acogido con mucho cariño en la casa donde vivo. Además, desde que llegué, muchas otras personas me han dado la bienvenida en sus casas. Me han dado un cuarto y una cama donde dormir cuando ando afuera de Guadalajara. El otro día, alguien me recibió a sentarme en la única silla del único cuarto de su casa. Me han invitado a comer en muchos lados de la ciudad. Me han dado de comer en sus casas cuando estoy haciendo entrevistas: comidas ricas que suelen ser de lo que cosecharon en esa semana.

Los académicos en la ciudad me han recibido con mucha disponibilidad. Investigadores muy ocupados han hecho tiempo para compartir conmigo su conocimiento. Me han ayudado a construir redes de contactos y apoyo para que trabajemos juntos en este proyecto. Hemos  soñado juntos de elaborar planes de largo plazo para apoyar a los migrantes deportados y regresados.

Más que solo abrir puertas y contactos, muchas personas se han abierto a compartir sus historias conmigo. Una señora me explicó el reto del machismo que ha surgido ahora que ella y su esposo han regresado a su pueblo. La semana pasada, ex pandilleros me contaron los desafíos de una vida en México donde no pueden encontrar trabajo por sus tatuajes. Un joven que se había regresado a su pueblo en el sur de Jalisco me compartió su miedo de quedarse en México debido a la violencia de los narcos en su zona, violencia que se hizo muy real cuando desaparecieron a su primo.

No tengo ningún derecho de escuchar estas historias. Con mucha generosidad, personas me comparten sus experiencias y confían que yo escuche de buen corazón. Están dispuestos a contestar mis preguntas y ser honestos.

No les puedo ofrecer nada en cambio. En otros ambientes al menos pude responder con comida o apoyo a sus niños en la escuela, pero aquí no tengo nada tangible ni inmediato para darles.

Pero se supone que eso es la idea de la hospitalidad. Una hospitalidad que no viene de una esperanza de algo en retorno sino de una generosidad sencilla, en la cual personas me comparten lo que tienen: comida, hospedaje, contactos, historias. Estoy muy agradecida por esta hospitalidad bondadosa en México. Me hace crecer en humildad para aceptar estos regalos y mi posición de dependencia.

Advertisements
This entry was posted in From Central Mexico. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s