Languages (Los idiomas)

El problema es el idioma.Lo he escuchado tantas veces que me frustra y me pregunto si es el problema real o solo un pretexto. En los EUA dicen: “No puedo conocer a los Latinos que viven en la ciudad o van a mi iglesia porque no hablo el español.” En México: “no pueden reintegrarse porque no hablan el español.”

Pero en vez de ignorar los que dicen que el problema es el idioma, a lo mejor debo reconocer la verdad en lo que dicen. Hace más que un año, escribí sobre una migrante que conocí en Nogales que no hablaba el español, pero hasta ahora entiendo mejor las dificultades de no poder hablar el idioma de este país.

Por niños ciudadanos norteamericanos que se encuentran en México, la falta del español les complica la vida. Algunos papás no pueden asegurar que sus niños aprendan el español mientras viven en un ambiente dominado por el inglés. Niños en la secundaria llegan a México y no pueden hablar ni escribir en español. No hay recursos para apoyarlos. Es semejante a los niños que llegan a los EUA sin poder hablar el inglés, pero sin el apoyo de las clases y programas especiales que las escuelas les brindan en el otro lado.

Los niños no son los únicos afectados. Una trabajadora en una colonia de Guadalajara me contó de un joven que había vivido la mayoría de su vida en los EUA y cuando fue deportado llegó a la ciudad sin poder hablar el español. Hace unas semanas, le dio pánico cuando fue detenido por traer drogas (aunque no las traía) y no podía comunicar con la policía ni entender la situación.

Aún las distinciones menores complican la vida de los retornados. Por ejemplo, los niños de los EUA suelen tutear porque el español es más informal en el otro lado. Los maestros y los adultos de la comunidad se molestan con esta forma de hablarles. O también el caso de Nancy, un Dreamer deportado antes de que Obama anunció el programa de acción deferida. En una presentación en Tijuana, explicó que la gente de México todavía la pueden identificar como diferente por su acento cuando habla el español.

La importancia del idioma está reflejada también en el deseo general de aprender el inglés. Doy clases semanales en inglés a las hermanas, he ayudado en un programa de inglés para estudiantes en la prepa y he ofrecido tiempos para hablar inglés a mis compañeras de trabajo que necesitan manejarlo con más fluidez. No me piden ayuda solo de pasión por los idiomas. Reconocen la utilidad del inglés. Eso es un beneficio por los jóvenes retornados o deportados que crecieron en los EUA, porque aún los que no han terminado la prepa pueden ganar relativamente bien (en términos mexicanos) en los call centers, aunque las condiciones laborales sean pesadas.

A lo mejor no me di cuenta de esta importancia del idioma por mi prejuicio personal. Como soy casi bilingüe, puedo aprovechar del inglés y al mismo tiempo no ser limitado por una falta del español. Pero por mucha gente, el idioma es un reto principal. Mientras doy cuenta de esta realidad, la pregunta más problemática es: ¿cómo podemos superarlo?

Decidí tomar un paso principal: ahora que el número de mexicanos que leen este blog se ha aumentado, escribiré en los dos idiomas.

Advertisements
This entry was posted in From Central Mexico. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s